Si no

26 de Noviembre 2019

#motivacion

Si no abres la puerta, no llegas.
Porque el intentarlo forma parte de la historia, suma parte importante del recorrido de tu historia, de los cuentos y anécdotas de tu vida, de poder sentir y contar tu propia historia al llegar al final. Un final que no tiene punto, solo una coma para comenzar un nuevo recorrido y pasar a la siguiente historia.

blog-photo

Si no comienzas, no acabas.
Es sólo un impulso, solo un latido lo que necesitas para avanzar y seguir ese camino que tanto te inquieta, el que ronda tus sueños y te desvela, el que te deja en blanco por segundos en cualquier parte que te encuentres. El que te hace cuestionarte ¿el por qué?. Y es que, ¿cómo puedes imaginarte lo que pasará?, lo que sentirás, ¿cómo puedes crear algo que aún no pasa?, ¿cómo le das conclusión y fin sí nunca te atreviste a empezar?

Sí no te descubres, no estás.
Sólo tú conoces hasta el último pensamiento que pasa por tu mente, conoces el calor de tu cuerpo, tus sentimientos, tus emociones, sólo tú sabes describir cada sensación que recibe tu cuerpo, lo que inquieta a tu corazón, ¿que quieres ser? ¿Un personaje que sólo quiere extras en su propia historia?, ¿un corto que refleja vida pero que siente vacío?. Encuentrate, descubrete, no te ausentes, no te escondas, abre esa puerta que toca tan fuerte y atrévete eres tú, estás allí.

Si no sueñas, no creas.
Las ilusiones van y vienen, y es que los magos pueden vivir toda una vida bajo la magia porque la ilusión permanece latente, con altos y bajos en conexión, pero están allí. Toca tu corazón, cierra los ojos, se consciente en silencio de lo que late, de lo que mira tu interior, de la música que te regala tu silencio. Y vive ese sueño que se dibuja en tu mente, crea tu realidad y hazla tangible. El camino tendrá obstáculos, pero solo va a significar que elegiste el correcto y que cada uno de ellos, forma parte del aprendizaje y del éxito.

Si no observas, no ves.
¿Un cuerpo perfecto?, ¿el plato del mejor chef de tu zona?. ¿Que es?. Simplemente belleza, simplemente nos atrae, nos envuelve a primera vista. ¿Pero nos hemos detenido a ver los detalles?, ¿nos hemos detenido a oler ese plato?, ¿a detallar cada cada color?, ¿a descubrir cada alimento que lo compone?. Nos hemos parado frente a ese cuerpo maravilloso, ¿y que hemos visto?. ¿Una cara bonita?, ¿unos senos y curvas perfectas?, ¿un abdomen definido y una nalgas que nos inquietan?. ¿Qué más hay allí?. Detente y examina atentamente, no hace falta tocar, el observar te regalará el poder saber que hay algo más allá, te regalará poder definir qué es lo que ven tus ojos.

Si no sientes, no vives.
Tú decides si vives, o sobrevives. Sí te dejas llevar pasando por el mundo de puntillas llena de preocupación por sus muchos peligros, o si te arriesgas y disfrutas pase lo que pase. Porque el que no arriesga no gana y en esta vida, por desgracia, por mucho que queramos, no podemos controlar todo lo que sucede a nuestro alrededor.
Tú eliges quedarte sentado observando todas las preocupaciones de las miles de desgracias que pueden sucederte a ti y a los que te rodean, o si te levantas y aceptas las circunstancias como parte del proceso.

Celebra la vida.