Risotto

#platospricipales

blog-photo

Necesitamos:

  • 250 gr. de pechugas de pollo troceadas
  • 250 gr. de arroz redondo
  • Queso parmesano rallado al gusto
  • 1 pimiento rojo
  • 1 cebolla y 1 diente de ajo
  • Sal, Pimienta negra
  • 1/2 l. de caldo de pollo natural
  • 1 copa de vino blanco

Manos a la obra:

Pelamos y cortamos la cebolla y cuando la tengamos en trozos muy pequeños, la ponemos en una sartén con aceite a fuego bajo. Cortamos también los pimientos y los dientes de ajo y una vez que la cebolla haya cogido un color añádelo a la sartén. Lo dejamos en fuego medio 5 min.

Ahora tomamos el pollo y lo córtamos en trozos pequeños. Lo colocamos en otra sartén con aceite a fuego medio y, cuando tenga un tono dorado, lo oasamos a la sartén donde está la verdura.

Nos toca añadir la copa de vino blanco y subir la potencia del fuego al máximo para conseguir que se evapore el alcohol. Cuando hayan pasado unos cinco minutos, bajamos el fuego.

Añadimos a la sartén 250 ml. de caldo de pollo y, cuando empiecen a hervir, metemos el arroz. Agregamos poco a poco el queso parmesano y vamos moviendo el contenido de la sartén todo el tiempo. Añadimos la sal y la pimienta al gusto, y lo ponemos a fuego medio durante diez minutos.

Consejos:
No dejes de remover el risotto porque ahí está la magia del risotto. Bajamos el fuego al mínimo y colocamos poco a poco los otros 250 ml. de caldo de pollo. Si tu risotto no coge la textura cremosa que deseas, añade más parmesano.

Celebra la vida.